Heyward, Walden de Atlanta a S.L. por Miller, Jenkins

Heyward, Walden de Atlanta a S.L. por Miller, Jenkins

ATLANTA -- Jason Heyward despertó enormes expectativas a los 20 años, cuando se incorporó a los Bravos de Atlanta.

Conectó un jonrón en su primer turno en las Grandes Ligas; fue elegido para el Juego de Estrellas como novato, y Hank Aaron lo consideró el astro futuro de este deporte.

Heyward no ha respondido a tales pronósticos. Ahora, se muda a un club que busca sobreponerse a una tragedia.

Preocupados por la posibilidad de que Heyward se marchara como agente libre después de la próxima temporada, los Bravos cedieron el lunes a su jardinero derecho y al relevista Jordan Walden, quienes militarán ahora en los Cardenales de San Luis.

Atlanta, un equipo en doble proceso de construcción --la de su plantel y la de un nuevo estadio-- obtuvo a cambio al promisorio lanzador Shelby Miller y a un pelotero de ligas menores que no se ha definido.

"Es muy difícil ceder a Jason Heyward", reconoció John Hart, el nuevo gerente general de los Bravos. "Pero realizamos este acuerdo no sólo para ayudarnos en lo inmediato sino a largo plazo".

Los Cardenales, campeones de la División Central de la Liga Nacional, buscaron adquirir a Heyward tras el fallecimiento del prospecto dominicano Óscar Taveras, quien se estrelló en su automóvil el mes pasado en República Dominicana. San Luis espera firmar con Heyward una extensión de largo plazo, pero no quería comenzar la próxima campaña sin reforzar su bateo.

"La realidad es que tenemos que seguir adelante", indicó el gerente general de los Cardenales, John Mozeliak.

Heyward dijo que no le sorprendió el canje, particularmente porque nunca hubo conversaciones serias sobre un nuevo acuerdo con los Bravos. El guardabosque devengaría 7,8 millones de dólares en la última temporada de un contrato por dos años.

Esto es un negocio, dijo Heyward, de 25 años y quien creció en el área metropolitana de Atlanta, por lo que era uno de los integrantes más populares del equipo. "Definitivamente yo estaba abierto a un contrato de largo plazo, pero esa conversación nunca se realizó".

El canje da indicios de la estrategia de largo plazo que seguirán los Bravos para reconstruirse antes de 2017, cuando se mudarán a su nuevo parque, en un suburbio de la ciudad.

Al deshacerse de Heyward y Walden, el club recortó hasta 10 millones de dólares de la nómina para la próxima campaña. Adquirió a cambio a un lanzador de 24 años que todavía no está en condiciones de recurrir al arbitraje salarial y no puede declararse agente libre sino hasta después de la temporada de 2018.

"Queremos construir algo que podamos sostener", dijo Hart.

Después de su promisorio año de novato, Heyward fue aquejado por numerosas lesiones y tuvo problemas para llegar a las cifras que esperaban los Bravos. Tuvo sólo una temporada con al menos 20 jonrones y 80 impulsadas.

En la última campaña, bateó para .271, con 11 vuelacercas, 58 remolcadas y 20 robos, aunque ganó su segundo Guante de Oro.