Canó lamenta no poder seguir jugando en Japón

Canó lamenta no poder seguir jugando en Japón

TOKIO - Robinson Canó llegó a Japón como una de las máximas figuras del equipo de Grandes Ligas jugando en la Serie de Estrellas contra la selección nipona.

Sin embargo, terminó su participación en el evento de manera bien lamentable. El sábado, el segunda base dominicano de los Marineros se fracturó un dedo del pie derecho en el Juego 3 de la serie en el Tokyo Dome al recibir un impacto de un pitcheo de Yuki Nishi en el séptimo inning.

"Por los fanáticos lamento que no pueda seguir jugando", dijo Canó el domingo, un día después de sufrir la lesión. "Son cosas que pasan en el juego; no puedo hacer nada al respecto".

Un día después del pelotazo, el lanzador Nishi le pidió disculpas a Canó, quien de su parte expresó claramente que no le guarda rencor al relevista de la selección japonesa.

"Él no tiene por qué sentirse mal", manifestó el oriundo de San Pedro de Macorís, quien terminó su intervención en la serie bateando de 10-2 en los tres juegos oficiales. "Sé que no lo hizo a propósito".

Canó, quien anda con una bota protectora en el pie derecho, espero estar bien del dedo de pie para mediados de diciembre y reanudar sus entrenamientos invernales de lugar poco después de eso. Por ahora, sólo le resta reflexionar sobre lo que vio de de la selección japonesa-que bien podría ver de frente en el Clásico Mundial del 2017 si vuelve a jugar por Dominicana-y el ambiente en los estadios japoneses.

"(Los jugadores de la selección nipona) juegan de la manera correcta, juegan duro. Me gusta eso", expresó. "Los fanáticos y el ambiente son bien buenos. Me recuerda a casa, la pelota invernal en Dominicana, o como son en Oakland. Sientes que estás en casa".

Ante la ausencia de Canó en la segunda, el manager del equipo de MLB, John Farrell, pudo recurrir a uno de los mejores "sustitutos" en la historia: El venezolano José Altuve, nada más y nada menos líder de bateo y de hits en ambas ligas en el 2014.

"Nos sentimos muy mal todos, porque vinimos aquí a jugar unos partidos de exhibición y él sale con un dedo fracturado. Nadie le desea eso a otro pelotero", dijo Altuve, intermedista de los Astros de Houston. "Estoy aquí para apoyar a mis compañeros. Como él no puede jugar, tengo que salir y defender el equipo. Voy a hacer lo que pueda para apoyarlo a él y al equipo".