El equipo de MLB fue frenado de modo histórico

El equipo de MLB fue frenado de modo histórico

TOKIO - Durante los primeros dos encuentros de la Serie de Estrellas de Japón entre el miércoles y el viernes, la selección nipona derrotó con bastante facilidad al equipo de Grandes Ligas.

Pero el sábado, el dominio fue total e histórico. El "Samurái Japón" le tiró un juego sin hit ni carrera combinado al ganar 4-0, blanqueó por segunda vez en tres partidos a los de MLB y aseguró la serie al mejor de cinco al conquistar su tercer encuentro al hilo sin derrotas.

El abridor Takahiro Norimoto, quien tiró 5.0 innings perfectos con seis ponches para adjudicarse la victoria, se combinó con los relevistas Yuki Nishi, Kazuhita Makita y Yuji Nishino para frenar por completo el ataque de los ligamayoristas.

"La historia de hoy es la columna de hits, con un cero", expresó el manager del equipo de MLB, John Farrell. "Norimoto estuvo sobresaliente, muy eficiente con una recta de poder y buen movimiento tardío en su slider y su split (recta de los dedos separados).

"Ellos pitcharon muy, muy bien, obviamente".

La tropa de Farrell no tuvo un corredor en la segunda base hasta el séptimo inning y una sola vez hubo dos embasados, en el octavo episodio.

"El abridor nos enseñó un pitcheo superbo", comentó sobre Norimoto el manager de la selección japonesa, Hiroki Kokubo. "Y los relevistas tenían el no-hitter en mente, pero no dejaron que esa presión los afectara. Pudieron terminar el juego".

Del otro lado, Japón generó toda la ofensiva que necesitaría con cuadrangulares de dos carreras cada uno de Hayato Sakamoto (segunda entrada) y Sho Nakata (tercera) frente al abridor de MLB, Jeremy Guthrie, quien cargó con la derrota.

"Hay que darle el crédito a ellos, porque han jugado muy buena pelota y los pitchers han estado súper bien", dijo el torpedero venezolano de la escuadra de Grandes Ligas, Alcides Escobar. "Tiran todo tipo de pitcheos: Recta, curva, split. Están moviendo muy bien la zona y los pitchers están haciendo su trabajo".

En nueve de las primeras 10 ediciones de la Serie de Estrellas desde 1986, los equipos de MLB habían ganado nueve, incluyendo una barrida de cinco juegos en la última versión del 2006.

Pero para el 2014, el formato cambió. En vez de medirse a un equipo de estrellas de diferentes clubes del béisbol profesional japonés, la representación de MLB se está enfrentando a la propia selección de Japón, la misma entidad que ganó los Clásicos Mundiales del 2006 y del 2009.

Definitivamente, se ve la diferencia.

Al ganar los primeros tres encuentros, el Samurái Japón ha sobre-anotado por 14-4 a los de MLB y ha conectado 29 hits, comparado con apenas nueve de parte de los ligamayoristas.

"Tienen buenos pitcheos y hay que darle el mérito a ellos, pero creo que nosotros también hemos estado un poquito fuera de forma", afirmó el toletero dominicano del conjunto de Grandes Ligas, Carlos Santana. "Después de la temporada, muchos de los jugadores han estado vacacionando. Nos preparamos y todo, pero hay que darle su mérito a ellos".

El pitcheo nipón se ha visto bien afinado, por supuesto.

"Nos están matando con el pitcheo rompiente y el split", dijo Santana. "Creo que con eso nos han dominado bastante. Hay que darles el mérito a ellos que se han fajado".

Faltando un partido en Tokio el domingo y un último encuentro oficial de la serie en Sapporo el martes, la meta ahora para la representación de MLB es evitar una barrida.

"Siempre hemos estado batallando desde lo primero hasta lo último. Las cosas no se nos han dado", indicó Santana. "Lo que hay que hacer es tratar de ganar para no irnos en blanco".