Medias Blancas estarían muy cerca de un repunte

Medias Blancas estarían muy cerca de un repunte

La temporada pasada ocho conjuntos tuvieron una mejoría de al menos 10 victorias, y solamente la mitad de dichos clubes avanzaron a la postemporada.

Para los Astros (+19), Marineros (+16), Marlins (+15) y Medias Blancas (+10), el 2014 solamente fue un primer paso hacia sus potenciales. Ninguno terminó mejor que tercero en su respectiva división, pero para estos cuatro clubes una mejoría de 10 triunfos más demostraría que han alcanzado un nivel que podría durar, algo que los haría contendientes en un futuro.

Para el gerente general de los Medias Blancas, Rick Hahn, el objetivo parece ser claro. Deberá encontrar una manera de mejorar un grupo de lanzadores y jugadores del terreno que permitieron 758 carreras la temporada pasada -- una de las tres mayores cantidades en la Liga Americana y que fue un aumento de 35 carreras sobre la cantidad del 2013, cuando ocuparon el 10mo lugar en carreras permitidas.

La llegada del cubano José Abreu, candidato a llevarse el premio al Novato del Año y Jugador Más Valioso, y del primer bate Adam Eaton le inspiró más confianza a la franquicia. Pero una mejoría de 62 carreras producidas no se notó mucho debido a que no pudieron frenar la ofensiva de sus oponentes.

Está claro que la culpa no debería caer solamente sobre el cuerpo monticular bajo el mando del coach Don Cooper. Para el equipo que tuvo finalistas para Guante de Oro en el cubano Alexei Ramírez y Eaton, éste es un equipo que concede carreras con fallas defensivas.

Aunque los Patipálidos cuentan con dos excelentes brazos en su grupo de serpentineros -- que luce débil después del as Chris Sale y el colombiano José Quintana -- y tuvieron un pésimo desempeño en las últimas entradas (consiguiendo apenas 36 rescates en 57 oportunidades), algunos refuerzos en su defensa podrían ayudar a sus lanzadores.

Eso sería posible porque Chicago tiene algo de flexibilidad en su presupuesto.

Suponiendo que lleguen al 2015 con una nómina de US$90 millones, su límite en el 2014, tendrían de US$20 US$25 millones para invertir, también suponiendo de que lleguen a acuerdos con sus seis jugadores elegibles para arbitraje. Podrían tener mucho más para invertir si cambian al cubano Dayán Viciedo o al preparador de mesa venezolano Ronald Belisario, que se llevarían un total de US$8.3 millones por medio del proceso de arbitraje.

Para reforzar la antesala también cuentan con intrigantes alternativas en el mercado. La lista está encabezada por el venezolano Pablo Sandoval y Chase Headley, pero podría incluir también al dominicano de los Piratas, Pedro Alvarez, quien parece sobrar en Pittsburgh con el ascenso de Josh Harrison.

Se rumora que el venezolano Víctor Martínez es el agente libre que estaría en la mira de los Medias Blancas, y como bateador designado e inicialista, encajaría bastante bien en el U.S. Cellular Field. Fue tan buen bateador con los Tigres la temporada pasada -- 32 vuelacercas, 42 ponches y OPS de .974 -- que parece tener bastante sentido el interés que podrían expresar. Pero como al igual que Sandoval, tendría que ser una inversión de alto precio. Y puede haber dos puntos negativos a la contratación de Martínez -- tendrá 36 años de edad en el Día Inaugural, y no sería de mucha ayuda con el guante.

Un bullpen, que se derrumbó tras la lesión de Nate Jones el año pasado, contó con buenas salidas de Zach Putnam, además de los novatos Jake Petricka y Daniel Webb. Chicago también espera que Jones pueda reintegrarse, pero el equipo está consciente de que deberá agregar dos brazos establecidos.

Si Greg Holland o Jonathan Papelbon llegan a estar disponibles en el mercado, los Medias Blancas tendrían la flexibilidad para completar un cambio, pero en el pasado han desarrollado sus cerradores en lugar de invertir en uno fuera de la organización. Parece más probable que el equipo busque adquirir los servicios de un agente libre como Luke Gregerson en vez del venezolano Francisco Rodríguez, pero los Patipálidos también saben que deberán encontrar una manera de quitarle un poco la presión a sus jóvenes en las últimas entradas.

Tampoco debemos olvidarnos de lo activos que son los Medias Blancas para adquirir talento cubano. No sería sorprendente si surgen como serios pretendientes para firmar al toletero Yasmany Tomás o al torpedero de 19 años de edad Yoan Moncada (quien jugó brevemente junto a Abreu en la Serie Nacional de Cuba).

Existen muchos caminos hacia el futuro de los Medias Blancas. Será interesante ver cuáles toman.