El mercado libre cuenta con talento de alto calibre

El mercado libre cuenta con talento de alto calibre

NUEVA YORK -- El término "oferta calificada" debe causarle pavor a Nelson Cruz. También a Ervin Santana.

Con miras a la temporada de 2014, los dos dominicanos rechazaron contratos de 14,1 millones de dólares y un año. Ambos querían contratos multianuales. Los meses transcurrieron hasta llegar a fines de febrero, con los campos de entrenamientos a punto de abrir, y ninguno tenía equipo.

Cruz, un bateador designado y jardinero derecho que venía de purgar una suspensión de 50 juegos por dopaje, acabó aceptando un contrato con los Orioles de Baltimore por un año y 8 millones de dólares, muy por debajo de la oferta calificada que los Rangers de Texas le habían ofrecido en noviembre.

Santana había descartado la oferta de los Reales, pero no tuvo otro remedio que firmar con los Bravos de Atlanta con los mismos parámetros propuestos por Kansas City. Atlanta se apuró en fichar al pitcher derecho y renunciar a una selección de primera ronda en el `draft', luego que sus abridores Kris Medlen y Brandon Beachy debieron someterse a operaciones reconstructivas del codo.

Ahora, al abrirse la agencia libre para 2015, Cruz y Santana vuelven a las mismas al recibir respectivas ofertas calificadas de Baltimore y Atlanta, esta vez por 15,3 millones. Son parte de un grupo de 12 agentes libres que entran en la categoría.

Ninguna de las 22 "ofertas calificadas" presentadas después de las últimas dos temporadas ha sido aceptada.

Tras las experiencias vividas por Kendrys Morales y Stephen Drew, que firmaron contratos muy avanzada la campaña y luego tuvieron un desastroso desempeño ofensivo, de repente alguien decida aceptar la oferta y evitarse riesgos.

Cuando un jugador rechaza la oferta calificada y firma un contrato con otro club antes del "draft" en junio próximo, su equipo anterior recibe una selección en ese reclutamiento al final de la primera ronda.

Los equipos atesoran esas selecciones y ponderan con recelo si por determinado agente libre vale la pena para desprenderse de una. Los Robinson Canó y Carlos Beltrán no se vieron afectados el año pasado, pero el asunto fue distinto con Santana. El dominicano es visto como un buen pitcher para complementar una rotación, pero sin un la consideración de ser alguien por la que se deba sacrificar un futuro prospecto.

Tenga por seguro que la oferta calificada será punto de discusión en las negociaciones del próximo contrato colectivo, a entrar en vigencia en 2016. ¿Debería establecerse que un jugador no reciba una oferta calificada en años consecutivos? ¿Por qué los jugadores traspasados durante el curso de la temporada no entran en esa categoría?

He aquí un ránking de los 10 mejores agentes libres en el mercado:

(1) Max Scherzer, lanzador abridor derecho, 30 años de edad. Este es un mercado dominado por lanzadores y el ganador del Cy Young de 2013 es el pez gordo. Dejó pasar una extensión con Detroit, que le hubiese garantizado un salario promedio anual de por lo menos 24 millones. Una apuesta arriesgada que ahora le coloca en la órbita de clubes como los Yankees, Cachorros y Medias Rojas. Fijó marcas personales en innings lanzados (220.1) y ponches (252).

(2) Jon Lester, lanzador abridor zurdo, 30 años. Otro que estableció marcas personales en innings (219 y dos tercios) y efectividad (2.46). Como fue traspasado de Boston a Oakland, los interesados no deben preocuparse por soltar una selección del draft. Los Medias Rojas no descartan entablar negociaciones y los Cachorros también aparecen en su radar.

(3) Víctor Martínez, bateador designado, 35 años. El bateador más completo disponible. Entre los tres más votados para el Jugador Más Valioso de la Liga Americana, el artillero que rara vez se poncha (uno en cada 15 turnos). A su edad alcanzó las cifras individuales más alta de su carrera en hits (188), jonrones (32), embasado (.409) y slugging (.565). Pero cumple los 36 en diciembre y un contrato a largo plazo supone un riesgo. Detroit no puede darse el lujo de perder al mejor socio de Miguel Cabrera, pero los Medias Blancas y Angelinos podrían entrar en puja.

(4) Pablo Sandoval, tercera base, 28 años: Edad joven. Bateador ambidiestro. Buena defensa. Y superlativo en los playoffs, con tres campeonatos en San Francisco. Pero siempre se hablará de la condición física y las dietas para bajar de peso. El venezolano quiere quedarse en San Francisco. ¿Gastarán los Gigantes? Las flechas apuntan a Boston, donde se busca reemplazar al decepcionante Will Middlebrooks y añadir un bate zurdo que complemente (y eventualmente reemplace) a David Ortiz.

(5) Russell Martin, receptor, 31 años: Redondeó su mejor temporada en el mejor momento posible, con promedio de embasado de .402 y OPS de .832. Es el único jugador notable en la posición (el que sigue es Geovany Soto). Pittsburgh se desvela por retenerlo pero el dinero no le alcanza. Otro más en la lista de deseos de los Cachorros, pero se avista un regreso con los Dodgers, el equipo en el que jugó entre 2006-10.

(6) James Shields, lanzador abridor derecho, 32 años. Kansas City le adquirió en un canje con Tampa Bay para estar en una Serie Mundial. Misión cumplida, si bien su postemporada no fue la gran cosa Pero los Reales difícilmente podrán darle un contrato por encima de los 80 millones. Un pitcher sin antecedentes de lesiones, con 31 aperturas en cada una de sus últimas ocho temporadas. Cuidado que le costará satisfacer sus pretensiones, ya que hay otros abridores que saldrían más baratos (Santana, Francisco Liriano, Edinson Vólquez y Brandon McCarthy).

(7) Hanley Ramírez, torpedero, 31 años en diciembre. Un pelotero con historial de lesiones (sólo una vez en las últimas cuatro temporadas ha superado los 130 juegos) y desgano. Su defensa en el campocorto no convence y se dice que debería ya estar defendiendo en tercera. Pero su potencial ofensivo no puede ser pasado por alto. Extraño que los Dodgers no le dieron una extensión antes. Con Derek Jeter jubilado, los Yanquis buscan un torpedero de cartel.

(8) Yasmani Tomás, jardinero, 24 años en noviembre. El importado cubano de turno, siguiendo los pasos de Yoenis Céspedes, Yasiel Puig y José Abreu. Los Filis están desesperados por renovarse y no sorprende que fueron los primeros en organizar una práctica privada con el bateador derecho. Con quien firme, acabará con el contrato más rico para un desertor cubano, los 72,5 millones por siete años que Rusney Castillo recibió de Boston hace unos cuantos meses.

(9) Nelson Cruz, bateador designado, 34 años. Por más que esté limitado a la función de designado, tiene poder (lideró las mayores con 40 jonrones) y eso escasea en esta época. También disputó la mayor cantidad de juegos en su carrera (159) y por primera vez superó las 100 impulsadas. Dice que se quiere quedar en Baltimore. Si Seattle no le reparo reparos a darle un contrato de cuatro años, acabará como compañero de Canó.

(10) Andrew Miller, lanzador relevista zurdo, 29 años. Los equipos valoran especialistas zurdos y Miller viene de causar sensación con los Orioles, con efectividad de .135 en 20 innings tras ser adquirido en un canje con los Medias Rojas. El bullpen de Detroit necesita cambios drásticos. ¿Qué esperan?