Justice: Molitor es el indicado para dirigir a Minnesota

Los Twins de Minnesota hicieron esto con justa razón. No lo hicieron porque Paul Molitor es un chico local. Ni tampoco lo hicieron porque fue un gran pelotero. Esas cosas importan. Los símbolos son importantes.

Pero Molitor es el nuevo manager de Minnesota por la mejor de todas las razones. El gerente general Terry Ryan considera que Molitor es el hombre indicado para el puesto, así de simple.

Algunos señalarán que los jugadores miembros del Salón de la Fama tienen un historial de no ser buenos managers. Eso es cierto. Pero también es cierto que ningún miembro del Salón de la Fama ha tomado el mismo camino que Molitor hacia un puesto de timonel.

Tiene 58 años de edad. Jugó su último partido hace 16 años y fue exaltado a Cooperstown hace 10 años. Por la mayoría del tiempo desde entonces, pareció tener muy poco interés en dirigir a un equipo.

En cambio, pareció estar satisfecho con la invitación de Ryan de permanecer con los Twins como instructor, evaluador y embajador. En ese rol, vio el juego desde cada ángulo. Fue coach para el ex manager de Minnesota Tom Kelly, un legendario hombre de béisbol, uno de los más grandes maestros y rigoristas que haya existido. El tiempo que Molitor pasó junto a Kelly representa la graduación de una escuela para un hombre de béisbol.

A partir de ahí, las cosas evolucionan.

Usted probablemente leerá que Molitor tendrá credibilidad con sus jugadores debido a esas 21 temporadas en la Gran Carpa y 3,319 hits y esa placa en el Templo de los Inmortales. Todo eso ayuda. Como lo dije antes, los símbolos son importantes.

Pero Molitor se ha ganado una credibilidad independiente de su carrera como pelotero. Sus reportes de scouting sobre los Atléticos en 2002 fueron tan acertados que según los Twins gracias a esos reportes supieron cómo atacar para vencer a Oakland.

Trabajó con peloteros de todos los niveles de la organización. Muchos jugadores, desde el prospecto No. 1 Byron Buxton hasta el segunda base estelar Brian Dozier, aseguran que Molitor los ayudó a ser mejores.

Como jugador, la reputación de Molitor fue que se preparó meticulosamente y le puso atención a todo. Eso hábitos le beneficiarán como manager novato. En el dugout, los jugadores admiran la manera en que Molitor adivina el lanzamiento que el pitcher de la oposición va a tirar.

Hay cosas que no podemos saber. ¿Cómo lidiara con peloteros que no les importa tanto o que no trabajan tan duro como él lo hizo? ¿Cómo lidiará con los tiempos difíciles? ¿Dejará que la prensa lo fastidie?

El reto de Molitor será obtener un esfuerzo consistente y cohesivo por parte de un diverso grupo de hombres, y no existe un manual para lograr ésto. Ese reto será aun más grande cuando la próxima generación de Twins lidie con los inevitables éxitos y fracasos que vienen con esos primeros años en Grandes Ligas.

Pasar 19 años con una misma organización, ver la manera en que operan desde cada ángulo, enamorarse gradualmente con la enseñanza, formación y guía, ha sido un largo proceso. Molitor no se brincó ninguno de estos pasos.

Molitor es un chico local, un nativo de St. Paul quien fue un estrella en todos los deportes que jugó durante la preparatoria y un pelotero All-American por la Universidad de Minnesota. Los fanáticos lo conocen y se identifican con él.

Si Molitor iba a dirigir a un equipo, ese equipo iba a ser Minnesota. Historias tan agradables como estas no se dan con frecuencia.