Luce bien fuerte la División Central de la Liga Nacional

Luce bien fuerte la División Central de la Liga Nacional

La División Central de la Liga Nacional no fue la única división de Grandes Ligas la temporada pasada que tuvo tres equipos ganadores (las tres divisiones de la Liga Americana pueden jactarse de ello). Ni tampoco fue la única división que no tuvo un equipo con 90 o más derrotas (el Este de la L.N. puede presumir lo mismo).

Pero la División Central de la Nacional fue la única división que contó con ambos atributos. Y el hecho de que su equipo sotanero (los Cachorros) acaba de contratar a uno de los managers más reconocidos de Grandes Ligas (Joe Maddon) hace creer que la división que ya de por sí era una de las más competitivas, debido a esos dos factores antes mencionados, está a punto de convertirse en una división aun más competitiva -- y complicada.

A continuación, un panorama de invierno para cada uno de los equipos de la División Central, en el orden en que terminaron el 2014.

Cardenales
Los Cardenales vienen de ganar su segundo título divisional de manera consecutiva y su tercero en seis años. En los otros tres años en ese período, San Luis finalizó en la segunda posición. El patrón aquí está claro, como también lo está la mayor parte del roster. Por más profunda que esta división pueda llegar a ser, será bien difícil desplazar a San Luis de la cima.

Por supuesto, los Cardenales tienen una interrogante que deberán despejar en el jardín derecho, donde Randal Grichuk y Stephen Piscotty son las dos primeras posibilidades internas. Y luce probable que salgan en busca de un bateador derecho para complementarlo con el cañonero zurdo Matt Adams en la inicial (a menos de que opten por la opción de la casa con el novato Xavier Scruggs). Michael Cuddyer encajaría perfectamente en el roster y en la cultura ganadora de los Cardenales, aunque su precio estaría elevado y llegaría al Día Inaugural con 36 años de edad. Corey Hart podría ser una opción a bajo costo para alternarlo con Adams.

El bullpen de San Luis también necesitará refuerzos, particularmente tras la esperada salida del derecho Pat Neshek.

En general, entre su estabilidad en el roster, su profundidad organizacional y su flexibilidad financiera, los Cardenales permanecen como la crema y nata de la Central.

Piratas
La ventana de los Piratas para ganar sigue siendo amplia. Andrew McCutchen está en el apogeo de su carrera. Si las últimas seis semanas de la temporada son un indicio, Gerrit Cole parece estar listo para encabezar la rotación. Josh Harrison surgió como una estrella. El dominicano Starling Marte ha madurado considerablemente como un bateador de Grandes Ligas. Su compatriota Gregory Polanco seguramente mejorará con el tiempo. Todas éstas son notas positivas para los Bucaneros.

Pero las potenciales áreas problemáticas de los Piratas son tan obvias como sus virtudes. Las adquisiciones de los dominicanos Francisco Liriano y Edinson Vólquez resultaron ser una ganga. Ahora es el momento de comprometerse con uno o ambos lanzadores, o - aun mejor - dejar que otro equipo le pague de más a ese par y salir en busca de otro candidato con el mismo potencial.

La mayor interrogante de Pittsburgh es la receptoría, donde los Piratas tendrán que desembolsar la chequera si desean retener al veterano de casi 32 años de edad Russell Martin o, de lo contrario, lo perderán vía la agencia libre. La calidad de Martin detrás del plato es incuestionable, y no van a replicar su impacto con el puertorriqueño Geovany Soto, A.J. Pierzynski o David Ross. El receptor venezolano de los D-backs, Miguel Montero, podría ser una ficha de cambio bien atractiva. Cerveceros
El GG Doug Melvin hizo la transacción para adquirir a Adam Lind (enviando al mexicano Marco Estrada a los Azulejos) a menos de 72 horas del último out de la Serie Mundial.

Ahora, si tan sólo ésa fuera la única interrogante que enfrentan los Cerveceros después de una segunda mitad para el olvido en 2014…

El dominicano Aramis Ramírez ejerció su mitad de una opción mutua de US$14 millones, por lo que un equipo de Milwaukee sin candidatos claros en ligas menores para cubrir la antesala ya no tiene que buscar opciones externas en esa posición. No hay que olvidar que Ramírez tiene 36 años de edad y viene de tener uno de sus peores años a la ofensiva desde el 2010.

La mayor interrogante es de qué manera Ryan Braun responderá a una cirugía en un dedo pulgar después de que el ex JMV batalló prácticamente toda la campaña para tener un agarre apto del madero.

De cualquier manera, con una rotación intacta, los Cerveceos deberían permanecer como un equipo dinámico. Una suave transición para Lind, una recuperación exitosa de Braun y el regreso de Ramírez a la forma que le conocemos - combinados con la excelencia que ahora se espera del dominicano Carlos Gómez y Jonathan Lucroy - le daría a Milwaukee una producción élite en el Viejo Circuito.

Rojos
Los Rojos tuvieron quizás la temporada más frustrante para cualquier club de la liga este año. Tenían la hechura de un equipo contendiente pero carecieron de salud. Cincinnati abrió la campaña con ocho jugadores en la lista de lesionados y estuvo durante gran parte de ésta sin su cañonero Joey Votto y su segunda base Brandon Phillips.

Pero para un equipo que vio a Devin Mesoraco finalmente florecer detrás del plato, obtuvo una probadita de lo que Billy Hamilton es capaz de hacer y extrañamente vio batallar a Jay Bruce en el 2014, es fácil considerar a los Rojos como un equipo duro de vencer. Si contienden o no por una corona depende de la habilidad del GG Walt Jocketty para mejorar su defensa. Para lograrlo necesitaría echar mano de un profundo grupo de lanzadores que pronto quedará fuera de su alcance, económicamente hablando.

Los dominicanos Johnny Cueto y Alfredo Simón, además de Mat Latos y Mike Leake, estarán elegibles para la agencia libre después de la temporada del 2015. Canjear a uno de esos brazos podría ayudar a los Rojos a cubrir su necesidad de un jardinero izquierdo que pueda embasarse con frecuencia. Por supuesto, conociendo el valor que un cerrador puede llegar a tener, la mejor maniobra de los Rojos sería poner en el mercado al taponero cubano Aroldis Chapman, a dos años de éste convertirse en agente libre.

Otra opción sería mantener a todos esos jugadores en casa y en cambio tratar de adquirir a un bate en el mercado libre sin tener que sacrificar su pitcheo. Si los Rojos se sienten cómodos con la habilidad de Nori Aoki para jugar el jardín izquierdo, quizás el japonés sea una atractiva posibilidad.

Cachorros
Maddon no es nada tonto. El dirigente sabe que ningún equipo contendiente quería enfrentar a estos Cachorros en la recta final de la pasada campaña debido a la juventud y energía de su lineup. Su talentosa reserva de jugadores de posición -- combinada con su flexibilidad económica-- hace de los Cachorros un gigante dormido listo para despertar.

Pasar de 89 derrotas a ser un equipo contendiente sería grandioso, y los Cachorros cuentan con muchas interrogantes que deberán despejar antes de que eso suceda. Está por verse qué tan agresivos serán los Cachorros en el mercado de pitcheo abridor, con un Jon Lester o un Max Scherzer disponibles al mejor postor.

También está por verse si el presidente de operaciones de béisbol Theo Epstein y el GG Jed Hoyer echarán mano de la talentosa camada de infielders - el dominicano Starlin Castro, el puertorriqueño Javier Báez, Addison Russell y (el probablemente intocable) Kris Bryant - para hacerse de pitcheo de categoría. Con Anthony Rizzo convertido ya en un temible bateador y con todos esos jovénes en ascenso, los Cachorros tienen la habilidad de conformar un lineup dinámico en esta era donde el pitcheo manda. La experiencia y astucia de Maddon sólo hacen de ésta una situación mucho más favorable y un ambiente atractivo para los agentes libres.