Es cada vez más difícil "comprar" un título en G.L.

Es cada vez más difícil

He aquí algo importante para recordar mientras todos los 30 equipos de Grandes Ligas ponen su mira en el 2015: Nunca antes había pasado esto. Nunca. Cada uno de los 30 equipos tiene la oportunidad de ganar; y punto.

Si usted es fanático de los Yankees o de los Medias Rojas, es fácil ilusionarse de cara al 2015. Hey, un cambio aquí, una modificación allá, ¿quién sabe? Por otro lado, ese mismo optimismo podría aplicar para cualquiera de las demás escuadras.

El pasado 1ro de septiembre, 17 de los 30 clubes de Grandes Ligas se encontraban dentro de 5 1/2 juegos de un lugar en la postemporada. Esa cifra de equipos contendientes en el último mes de la campaña refleja lo que los expertos han venido diciendo por mucho tiempo. Me refiero a que el nivel de talento entre aproximadamente los mejores 20 equipos está más parejo que nunca.

Los equipos son premiados por más que simplemente el dinero que gastan. Su departamento de búsqueda de talento y desarrollo de jugadores es primordial. La agencia libre también es importante, pero no sólo en la contratación de grandes nombres.

El venezolano Grégor Blanco, Travis Ishikawa, el mexicano Miguel Angel González, Steve Pearce y Jesse Chávez fueron adquisiciones de bajo costo que ayudaron a sus respectivos equipos a llegar a la postemporada. También hubo muchos otros más - agentes libres a precio razonable que causaron un fuerte impacto en sus equipos.

En las últimas dos temporadas, 13 clubes han disputado al menos una serie de postemporada. No se trata sólo de un partido entre comodines, sino al menos una serie al mejor de cinco encuentros. En la Liga Americana, siete franquicias han ganado al menos un banderín en las ultimas 10 campañas.

¿Dinero?

Seguro, el dinero importa. Todos lo sabemos. El dinero puede cubrir errores. El dinero aumenta las posibilidades de ganar. Sin embargo, una dirección inteligente es clave para armar un equipo ganador.

Siete de las 12 franquicias con mayor nómina de Grandes Ligas no clasificaron para los playoffs en el 2014, y los que sí llegaron no duraron mucho. Sólo uno de los 12 equipos con la mayor nómina en G.L. - si usted adivinó, los Gigantes - llegó lejos en la postemporada este año.

Debido a ello, existe cierta presión sobre los gerentes generales que no existía hace 10 años. Ellos también la sienten. Créanme, también la sienten. Los Gigantes no ganaron la Serie Mundial porque fueran los que más gastaron - tuvieron la sexta mayor nómina con alrededor de US$148 millones. Ganaron porque en gran parte eran un equipo hecho en casa -- Madison Bumgarner, el venezolano Pablo Sandoval, Buster Posey, Brandon Belt, Brandon Crawford, Joe Panik, etc.

El alto vice presidente y gerente general Brian Sabean, como nos tiene acostumbrados, supo mejorar exitosamente para roster en la recta final de la campaña. La adquisición de Hunter Pence fue clave para que los Gigantes ganaran el título en el 2012. Este año fue Jake Peavy, quien llegó desde Boston y registró efectividad de 2.17 en 12 aperturas.

Quizás sea injusto comparar a otros equipos con los Gigantes, debido a que tanto Sabean como el manager Bruce Bochy está haciendo un trabajo digno del Salón de la Fama. A pesar de ello, los Gigantes son un claro indicador de que todo comienza con el desarrollo de jugadores.

Otro ejemplo son los propios Reales. Esta fue la campaña en la que ocho años de trabajo por parte del alto vice presidente de operaciones de béisbol y gerente general Dayton Moore por fin trajo una recompensa. No sólo fueron jugadores hechos en casa como Alex Gordon, el venezolano Salvador Pérez y Eric Hosmer. El sistema de ligas menores de Kansas City también produjo a los peloteros que fueron canjeados para adquirir a James Shields, Wade Davis, Lorenzo Cain y el venezolano Alcides Escobar.

Son antecedentes para tomar en cuenta este receso de temporada. Cuando equipos como los Gigantes o los Reales --y Orioles, Rays, Piratas y otros - han demostrado que las cosas pueden hacerse de cierta manera, no hay razón para que otros clubes no sigan sus mismos pasos.

En ese sentido, la agencia libre es diferente. Los equipos astutos hacen por mantener a sus mejores jugadores y evitar que se conviertan en agentes libres. Pero los equipos también saben que la agencia libre por sí sola no puede utilizarse para armar a una escuadra ganadora.

La agencia libre puede darle a un equipo esa pieza o par de piezas claves que necesite. Puede ayudar a un club a llegar a la cima o a reforzarlo en otras aéreas. Pero es casi imposible comprar un título.